Un gran escenario misterioso

Los pequeños vaivenes de la literatura como reflejo de las épocas más oscuras. (Parte I)

Detrás del telón: la historia silenciosa.

Grenblatt dedicó casi dos décadas a investigar bajo el velo del misterio, hasta lograr desentrañar a medias, algunos datos concretos sobre la vida de Shakespeare, el hombre detrás de la alargada sombra de sus magníficas obras. Por ejemplo, describe con sorprendente detalle la Stratford de 1564, el lugar y la fecha en la que asegura nació el escritor. Según cuenta el biógrafo, la ciudad era una “imitación opaca” de una Londres extraordinaria y resplandeciente de conocimiento, pero aun así, tenía sus espacios de profundo interés. Era la ciudad en que las diferentes compañías de teatro itinerantes solían coincidir y de hecho, durante los primeros años de la niñez de Shakespeare, se llevaron a cabo numerosos festivales al aire libre, en la que una nueva forma de asumir lo teatral se convirtió en una forma de arte. ¿Estaba allí Shakespeare, un joven de diez o quince años, maravillado por las historias, argumentos y actores? ¿Tuvo durante las semanas en que Stanford se llenaba de bullicio y grandes espectáculos a la luz de hogueras multitudinarias, los primeros chispazos de intuición que le llevaron a crear sus grandes historias?

La religión, el miedo, la libertad.

Por supuesto, Shakespeare nació en una época en que la tensión política signaba cada parte de la vida pública. Y lo hacía a través de un escenario conflictivo que para el año del nacimiento del escritor, era más asfixiante que nunca. Se trataba de una crisis de poder, que también tenía durísimas raíces en lo religioso. La combinación había convertido el reinado de Isabel I en una extraña combinación de una prosperidad desconocida, contra un rasgo levantisco que se manifestaba en pequeños hechos de violencia cada vez más crudos y frecuentes.

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta