Crónicas de los hijos de Apollo:

La búsqueda de la identidad en medio de todas las tormentas (Parte II)

Un hombre extravagante en mares peligrosos

Pero sobre todo, Byron era un provocador. Uno que sin duda, sabía que líneas tocar para mantenerse en boca de todos en Londres, a pesar que durante los primeros años de la veintena, su producción literaria fue más bien poca, mala y sin ninguna trascendencia. Según Peattie, había algo mutable, incomprensible y la mayoría de las veces impredecible en Byron, que durante su adolescencia comprendió que su mente era un lugar más complicado de lo que parecía.

La celebridad, la huida, el tiempo

Byron llegó a decir que las palabras eran prescindibles. Lo dijo en una de las tantas paradojas que marcaron su carácter y que le hicieron fuente de innumerables comentarios a lo largo de su vida. En sus puntillosas cartas (que sustituyen de manera parcial la existencia de sus diarios, quemados por sus amigos al momento de su muerte), deja claro que Byron necesitaba la escritura para conmoverse, pero no especialmente para expresarse. Una idea extraña que llegó a desconcertar a quienes le consideraban uno de los grandes escritores en ciernes. Por supuesto, entre las cartas y los fragmentos de sus diarios que sobrevivieron al desastre de la quema, hay una semblanza profunda de la vida de Byron entre 1813 y 1824. Una que además, muestra y según la selección del curador de turno, cual era su versión del mundo, hacia dónde le conducía escribir y cual deseaba fuera su legado.

--

--

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta