Crónicas del vuelo del dragón

El mundo según el bien y el mal mítico (parte I)

Un tesoro escondido, un valle en sombras, el bosque eterno

Tolkien diría después que El Hobbit fue un cuento para niños que tardó casi seis años en escribirse y quizás, fue así. No obstante, un análisis del texto, permite comprender que incluso en su dulce ingenuidad y su ritmo tan semejante a los poemas bardos de amor y aventuras con los que sin duda, el escritor estaba familiarizado, el libro es mucho más que eso. Aunque comienza con una línea mágica, semejante a la de cualquier cuentos de Hadas al uso, de inmediato el libro sostiene un discurso que de alguna forma, es el precursor evidente del mundo extraordinario que el escritor narraría en su trilogía futura. Sin duda, El Hobbit carece de la seriedad, el impulso épico y la necesidad de reconstrucción de todo tipo de figuras ideales que tendría los libros que Tolkien escribiría después, pero aún así, sus parajes sencillos son lo suficientemente consistentes como para sostener una historia extraña, para la época asombrosa y que pasaría a la historia como el primer capítulo satélite de una obra mayor.

--

--

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta