Crónicas de los hijos de Apolo

Océanos de estrellas, lirios azules y un gigante perdido. (Parte I)

Navegar hacia un mar inquietante y hermoso

De hecho, es de Sir Edward Sullivan de quien se tienen las primeras descripciones de Wilde como un adolescente que ya tenía la firme intención de romper normas, reglas y la simple idea de quién debía ser en el victoriano tardío. Sullivan, que conoció a Wilde durante sus años la Portora Royal School de Enniskillen (Irlanda), estaba desconcertado por este jovencísimo y singular aspirante a “la fama”. Ya por entonces, Wilde repetía lo que le haría reconocido y lo que le valdría una inmerecida aura de intelectual barato o peor aún, una figura banal con predilección por los escándalos.

En la búsqueda los lirios azules:

Oscar Wilde fue un niño feliz. Uno muy malcriado, mimado y apreciado por sus padres. Fue el segundo de tres hijos de una familia acaudalada e interesada por el mundo intelectual, en el que según sus propias palabras, “había mucho tiempo para aprender y hacer preguntas”. Como parte de una herencia de larga data angloinglesa, se educó con una fuerte influencia de ambas culturas, con una biblioteca “de la que podía disponer a placer” y parientes convencidos de su talento. A los seis años, cuando anunció que quería crecer para “contar historias”, su padre Sir William Wilde, no sólo le animó a hacerlo sino que de inmediato hizo traer una colección de libros desde norteamérica e Inglaterra. Wilde recordaría años después, que pasó la primera noche en que llegaron los baúles repletos de libros “sin dormir, tocando y empapándome de las palabras que esperaban por mí bajo las solapas de cuero”.

--

--

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta