Crónicas de las Hijas de Lilith:

El silencio y la puerta cerrada de la historia (Parte I)

Un trayecto hacia el silencio

Fue también en 1936, cuando Taro y Capa tomaron otra decisión que cambiaría su vida para siempre. También, su lugar en la historia de la fotografía. Ambos y por razones distintas, aunque con la misma necesidad de captar en vivo un conflicto cada vez más duro y cruento, decidieron viajar a España para documentar lo que ocurría en la Guerra Civil española. Hasta entonces, el conflicto armado había sido registrado en un puñado de imágenes confusas y la mayoría de ella, con un claro ingrediente ideológico. Pero Gerta Taro y Robert Capa se empecinaron en contar lo que llamaron “la historia detrás de la historia”.

La celebración del poder de la imagen

El 26 de julio de 1937, Gerda murió al frente durante la batalla de Brunete. La guerra Civil española se encontraba en su punto más cruento. Para entonces, la fotógrafa estaba decidida a establecer un registro minucioso sobre las atrocidades que estaban ocurriendo en el campo de batalla. Ya por entonces, estaba separada de Capa y fotografiaba en solitario, una audacia que le acarreó cientos de críticas y que además, convirtió parte de su presencia en España en un debate sobre la propaganda y la figura del fotógrafo como elemento álgido en la forma de entender la creación de las ideas visuales.

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta