Crónicas de las hijas de Artemisia

El pétalo roto, la flor perdida, los paisajes sin nombres (parte II)

La búsqueda del sentido, el objeto del deseo, la flor muerta

Finalmente, en 1907 O’Keeffe se recuperó del todo y tomó una decisión que cambiaría su vida para siempre. Se anotó en varios de los cursos de arte del Art Students League, en Nueva York y comenzó lo que la misma artista llamaría después, “su etapa más viva”. Atrás quedaban las dudas y las preguntas. O’Keeffe comenzó a pintar a la naturaleza a través de la sensación que había un anuncio gigantesco de una puerta abierta en su interior. No se trataba solo de bocetos, sino también de una estructura que creaba y sostenía la versión sobre su propia sensualidad, aprecio por la vida y poder sobre su obra que descubriría más tarde, era el punto más importante de su vida.

--

--

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta