Crónicas de las hijas de Afrodita:

Clarissa Dalloway y la oscuridad interior. (Parte I)

La actriz Nicole Kindman como Virginia Woolf.

Los dolores desconocidos de una mujer sin rostro.

En la película del 2002 Las horas del director Stephen Daldry — basada en el libro del mismo nombre del escritor Michael Cunningham — , la escritora Virginia Woolf (interpretada por Nicole Kidman) comparte con Clarissa un espacio atemporal indefinido, que las une en una especie de línea irregular de tiempo de enorme valor argumental. La Clarissa de la historia de Cunningham (Meryl Streep), es un reflejo de su homónima en libro de Woolf. En nuestra época, Clarissa también se encuentra aplastada bajo el peso de su inexistencia como ente, más allá de sus deberes que cumplir, del amor desesperado que siente hacia Richard (Ed Harris), enfermo de SIDA y a punto de fallecer y su condición como madre distante. Al final, Clarissa construye una versión sobre la realidad que permite comprender la soledad de Woolf en el pasado — el aislamiento creativo, el dolor profundo de la mente convertida en el enemigo — e incluso, da vida a un tercer personaje Laura Brown (Julianne Moore), transformada en el puente que las une a ambas para entender el sufrimiento interior que deja heridas tan violentas, como abrumadoras. El trío de mujeres en pantalla no viven un único día, pero reflexionan sobre su vida desde la perspectiva de un único hecho que les une, en tres fragmentos de tiempo distintos.

--

--

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta