Crónicas de la Oscuridad.

La extraña magia del Art Nouveau.

Un largo recorrido extravagante.

El movimiento recibió su primer gran impulso con la exposición Universal de París, que se llevó a cabo en 1900 para celebrar la llegada del nuevo siglo. Para la ocasión, un grupo de más de cincuenta artistas de varias nacionalidades y especialidades, convirtieron el pabellón del Art Nouveau en una muestra elaborada de todo tipo de objetos artísticos poco comunes. Desde lámparas de cristal emplomado que se elevaban en delicadísimos hilos de metal para crear una versión mecanizada de plantas y flores, hasta joyas repujadas con tanto cuidado que tenían el aspecto de un complicado encaje metalizado, la gran primera muestra del movimiento asombró y desconcertó a partes iguales. “Es como un universo fantástico, de una hermosa que desconcierta y de tanta belleza que resulta incluso, un poco inquietante” describió un periodista parísino sobre la exposición, según recoge Debora L. Silverman en su libro Art Nouveau in Fin-de-siècle France: Politics, Psychology, and Style. Se habló también de la sensación de cierto aire primitivo — “Un bosque de Hadas, peligrosas y letales” describió un catálogo, según el libro de Klaus-Jürgen Sembach “L’Art Nouveau” — y por supuesto, de cierta aura mágica que terminó por convertir la muestra en uno de los éxitos más resonantes del evento.

Un mundo extraordinario.

Después de convertirse en un suceso local, el Art Nouveau se extendió por Europa y hasta Estados Unidos y Australia, en donde adquirió su propia personalidad local: se le llamo Jugendstil en Alemania, Stile Liberty en Italia, Sezessionstil en Austria y de forma extrañamente simplista, estilo Tiffany en Norteamérica. Pero además de hacerse una parte esencial de la connotación del arte del nuevo siglo — o se esperaba que fuera — se convirtió también en una expresión conjunta de una percepción sobre la renovación de lo cotidiano.

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta