Crónicas de la oscuridad:

La soledad en las grandes heroínas femeninas.

La soledad y otras formas de mirar a lo femenino en la literatura:

Por supuesto, el caso de Ophelia es único porque en cierta manera, aglutina la percepción sobre la soledad de una forma por completo nueva. Para entender su trascendencia, quizás habría que ahondar en el contexto que le rodea y sobre todo, en la manera en que analiza y construye una versión sobre la realidad que sometía a las mujeres en la época en que su autor William Shakespeare, elaboró el primer gran retrato de la mujer mentalmente independiente. Una concepción sobre la soledad y la cualidad solitaria que muestra a lo femenino — hasta entonces supeditado a lo masculino — de una forma por completo distinta.

La voz de la mujer literaria, su existencia, el poder entre las sombras.

La mujer silenciosa y mentalmente independiente, evolucionó desde Ophelia, muerta en una búsqueda espiritual en que la voz de las mujeres tuvieran cabida y sobre todo, consistencia y sentido. Shakespeare volvió a crear una mujer de rebeldía asombrosa y latente en Cordelia, de El rey Lear, cuya fuerza de carácter le convierte en víctima propiciatoria. Desdémona, en Otelo, el moro de Venecia, también obra del autor, era a la vez silenciosa, impecable, en mitad de un juego de manipulaciones que termina convirtiéndola en objeto del deseo de una trampa mortal. Una y otra vez, el autor creó a un tipo de mujer literaria que elaboró un discurso potente sobre el bien y el mal, las nociones sobre la belleza y los dolores secretos del espíritu, todo en directa relación con la soledad del pensamiento independiente que Ophelia había encarnado de forma tan vívida.

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta