Crónicas de la Nerd entusiasta:

‘Terminator 2: Judgment Day’, la película de acción definitiva

Un intrigante secreto

Casi diez años después, Cameron se encontró con la privilegiada oportunidad de utilizar las expectativas a su favor. Podría hacer cualquier cosa con el concepto del argumento de Terminator, además de contar con mayor presupuesto y efectos especiales para despertar un considerable interés sobre la película. Se trató de un golpe de efecto, que aseguró la curiosidad del público y buena parte de la industria. La cual no comprendió demasiado las decisiones de Cameron alrededor de la producción, pero que terminó por aceptar que se trataba de una estrategia por completo nueva. Desde las primeras noticias sobre la filmación — y a pesar que se trataba apenas de algunas decisiones de guión, locaciones y casting — todo lo que ocurría alrededor de Terminator 2: Judgment Day se debatía con interés en círculos especializados y después, en medio de una creciente expectativa del público.

Una apuesta a futuro

El proyecto para una secuela inmediata de Terminator pasó una buena cantidad tiempo en el nada deseable limbo de los procesos inconclusos. Sería en el año 1990, cuando finalmente el productor Andrew Vajna se comunicaría con James Cameron para explicar que su compañía no solo tenía los derechos de la franquicia, sino que además estaba muy interesada en una posible secuela, a estrenarse el año siguiente. El director aceptó de inmediato, a pesar de tener el tiempo en contra para un proyecto de la envergadura que imaginaba.

El mal y la tecnología

Lo demás, fue relativamente sencillo. O todo lo que puedo serlo en los planes de una película imposible de filmar que debía completarse en menos de un año. Para el nuevo rostro de las máquinas asesinas viajeras del tiempo, el equipo decidió que tomaría el mismo concepto de la película original, pero llevándolo al otro extremo. El T — 1000 se convirtió en una versión muy avanzada del modelo de androide encarnado por Schwarzenegger. Por supuesto, ya era obvio que se necesitaría algún tipo de efecto especial aún por probar para encarnar lo que Cameron tenía en mente. Pero aún así, el director siguió adelante.

Un final feliz

En una de las escenas finales de Terminator 2: Judgment Day, Sarah Connor atraviesa una oscura carretera en compañía de su hijo y el personaje de Arnold Schwarzenegger. El futuro está a punto de cambiar y Connor lo sabe. “Hacíamos historia a cada paso” dice la voz en off del personaje.

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta