Crónicas de la Nerd entusiasta:

Rowling contra el mundo mágico: los errores de continuidad y contenido que están haciendo mella en el Universo de la escritora.

El abstracto pasado de Creedence — Aurelius Dumbledore:

En el libro “Las Reliquias de la Muerte” (2007) la historia de la familia Dumbledore se cuenta desde la visión de la malintencionada Rita Skeeter y también, a través de los amargos recuerdos de Aberforth, el hermano menor del director de Hogwarts. Según lo explicado en la narración, la familia Dumbledore se encuentra casi extinta y lleva a cuestas la verguenza del encarcelamiento en Azkaban de Percival Dumbledore — padre de Albus y Aberforth — luego que el patriarca atacara a un grupo de muggles que habían lastimado a Arianna, hija menor de la familia, dejándole traumatizada e incapacitada para practicar magia.

La Omnisciencia de Albus Dumbledore:

En los libros de la Saga Harry Potter, el eminente Albus Dumbledore — profesor de transformaciones hasta la novela “Harry Potter y el Prisionero de Azkaban” aunque en “Los Crímenes de Grindelwald” se dedique a enseñar “Defensa contra las Artes Oscuras” — tiene un conocimiento más o menos claro de cada cosa que ocurre a su alrededor. No obstante, a través de los libros siempre quedó muy claro que Dumbledore utilizaba medios mágicos o incluso, su capacidad de deductiva y de investigación, para llegar a conclusiones muy acertadas sobre sucesos específicos. En la película no es distinto: el Profesor Dumbledore parece saber muy bien que ocurre con Leta Lestrange y de hecho, ese conocimiento es lo suficientemente claro como para que Dumbledore pueda extraer conclusiones sobre el comportamiento de la niña, tanto cuando fue su alumna como después. No obstante, el guión nunca deja claro el origen de la certeza de Dumbledore sobre los dolores emocionales que atormentan a Leta y de hecho, tal pareciera que las conclusiones del profesor están más cercanas a la especulación que a la certeza. Más allá de eso, Rowling no parece saber muy bien como reconstruir el escabroso pasado de la joven Lestrange, además de elaborar toda una versión sobre la muerte de su hermano menor que no parece tener la menor lógica en ningún punto de la narración.

La edad de Minerva McGonagall:

Según menciona Rowling en uno de sus agregados a la página Pottermore, Minerva McGonagall nació en 1935 y acudió al colegio Hogwarts entre 1947 y 1954, dato que también confirma Harry Potter Wiki Fandom, lo que quiere decir que para el momento de la Primera Guerra entre magos, Minerva aún no había nacido. Sin embargo, según el guión de “Los Crímenes de Grindelwald” McGonagall no sólo ya era parte del grupo de profesores de Hogwarts para 1927 sino que además, ya se encontraba en la escuela para 1910. No solamente las fechas no coinciden — todas suministradas por los distintos aportes de Rowling a Pottermore y otras webs semejantes — sino que además, restan credibilidad a la historia contexto de McGonagall, que de profesora pasa a convertirse en un misterio por sí misma — ¿Tenía más de un siglo de edad la profesora de transformaciones al momento en que Harry Potter llegó a Hogwarts? — y algo más parecido a una línea temporal rota que podría afectar incluso, la forma en que se analiza la historia reciente del colegio de Magia y Hechicería. Luego del estreno de la película “Los Crímenes de Grindelwald”, Pottermore modificó los datos del personaje, incluyendo la edad y biografía de Minerva.

Nuevos y viejos hechizos: No todo está muy claro en el mundo mágico.

En “Los Crímenes de Grindelwald” se presentan todo tipo de nuevos hechizos, conjuros y vínculos mágicos que tienen la misma función — o eso parece sugerir los vacíos de información — que un Deux ex Machina del mundo creado por Rowling. Tal pareciera que la escritora no tiene del todo claro la forma en que funcionan las nuevas forma de magia que creó para la película y es justo esa incapacidad de definir de manera las implicaciones de la magia entre los personajes, lo que atenta contra la coherencia del guión en más de un aspecto. Por ejemplo, el personaje Yusuf Kama hace un voto inquebrantable que después no puede cumplir. Pero al contrario de lo que ya conocíamos — que el voto inquebrantable obliga al cumplimiento de la promesa que sostiene su existencia o condena a muerte a quien pronuncia el voto — el vinculo mágico funciona de manera muy distinta en la película. ¿Por qué entonces Yusuf llevaba todavía las marcas del Juramento inquebrantable que hizo? Si su incapacidad para cumplir la promesa invalidaba o al menos, cambiaba la percepción del hechizo como se comprende desde los libros ¿no debía morir? ¿O puede sobrevivirse a la promesa inquebrantable siempre y cuando la imposibilidad de llevar a cabo el objetivo del vínculo mágico sea evidente? ¿Como se hace evidente semejante circunstancia? Rowling no aclara en absoluto semejantes extremos, lo que convierte a los Votos inquebrantables en toda una nueva versión de la magia vinculante — y potencialmente mortal — que fue descrita en el libro “Harry Potter y el Príncipe Mestizo”.

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta