Crónicas de la Nerd entusiasta:

¿Por qué Terminator de James Cameron es un clásico que cambió el cine para siempre?

Entre asesinos de metal y ojos color escarlata.

Por supuesto, más allá del mito que Cameron ha creado alrededor de su proceso creativo, es evidente que su guion bebe directamente de la influencia del cine B de finales de los setenta y sobre el género slasher, popularizado por célebres clásicos como Halloween y Friday The 13th. De hecho, buena parte del argumento de Terminator está basado en la tensión y los elementos clásicos del asesino con el único objetivo de matar. Desde la percepción de lo inevitable hasta la concepción de la violencia como una maquinaria imparable — al estilo de Jason Verhoeven y Michael Myers — , la historia imaginada por Cameron es también un recorrido por la idea de lo terrorífico como parte de un escenario común, subvertido por el miedo.

De pie soldado, dijo la virgen sacrificada.

Para 1984, Linda Hamilton era una modelo y actriz relativamente desconocida: su primer gran éxito fue Los niños del Maiz (1984) de Fritz Kiersch, en el que curiosamente, también encarnó a una mujer en peligro que debe luchar contra la incertidumbre y lo desconocido. Basada en la obra del mismo nombre de Stephen King, la película cuenta una historia emparentada de manera directa con el horror Folk, en la que el personaje de Hamilton debe huir para salvar la vida de una amenaza inclasificable: un pueblo en el que los niños se han convertido en una secta fanatizada al servicio de una presencia tenebrosa que habita en los extensos maizales que rodean al lugar. Hamilton transformó la habitual scream queen en una mujer aterrorizada que aún así, lucha contra la amenaza invisible y el peligro latente que le rodea. La película, convertida en un clásico del terror, se convirtió en el primer gran éxito cinematográfico de la actriz.

Un monstruo inexplicable.

Cinco años antes que Terminator llegara a la pantalla, Ridley Scott ya había creado el primer escenario de un clásico slasher en un escenario por completo nuevo. “Alien: el Octavo pasajero” es mucho más que una refundación de la Ciencia Ficción basada en la incertidumbre. Es también una reinvención para la pantalla grande del aire amenazante y siniestro del terror crítico y angustioso de la víctima acosada. Para Scott lo que se esconde en la negrura del infinito es mucho más temible que cualquier enemigo visible y comprensible. Es esa mirada hacia lo que tememos y no podemos explicar — y sobre todo, que somos incapaces de definir — lo que hace mucho más complejo a la historia de Scott. La historia que cuenta el guión de Dan O’Bannon transita terrenos filosóficos que rozan la hipótesis sobre terrores fundamentales de la mente humana. Es entonces cuando la película adquiere paralelismos inevitables con otro Universo en el que el terror a lo desconocido se mezcla con profundas preguntas existenciales: los cuentos de horror cósmico escritos por H. P. Lovecraft.

Una pesadilla dentro de una pesadilla:

Para cuando es obvio que el T -800 no puede ser reducido a balazos, golpes o cualquier otro medio humano, el guion vuelva su atención al contexto y esta decisión, es uno de los grandes éxitos de la visión de Cameron sobre la atmósfera y el terror que quiere crear a través de sus decisiones visuales. Mientras Kyle narra un futuro aterrador y Sarah intenta comprender que de su integridad física depende la supervivencia de la especie humana, la cámara del director observa con acritud a la ciudad de Los Angeles, para la ocasión en su peor perspectiva. Sucia, destartalada y peligrosa, tiene algo de la Nueva York de Mamet y también, de la de Scorsese, con todos sus espacios oscuros y siniestros rebosantes de amenaza. Es esa percepción sobre la antesala misma del apocalipsis — que Cameron conceptualiza a través del temor de una confrontación nuclear, el gran terror colectivo durante la guerra fría — la que brinda profundidad y belleza a estos espacios teñidos de un azul helado, con su paisaje de edificios estilizados en contraposición de sus callejones oscuros y temibles.

--

--

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta