Sign in

Bruja por nacimiento. Escritora por obsesión. Fotógrafa por pasión. Desobediente por afición. Escribo en @Hipertextual @ElEstimulo @ElNacionalweb @NotasSinPauta

El baile de lo misterioso, entre dorado y destellos de recuerdos (Parte III)

En 1898, un periodista le preguntó a Gustav Klimt cómo describiría su trabajo y a sí mismo, luego de haberse convertido en uno de los personajes más conocidos de la Viena de finales de siglo. El pintor y su interlocutor, se encontraban en el ya célebre estudio del artista. Había más de quince gatos que saltaban de un lado a otro, que se restregaban contra los tobillos del nervioso invitado y en especial, contra las manos de Klimt, que vestía de puntilloso blanco, sandalias y llevaba por una vez, el cabello largo bien peinado. El pintor suspiró y miró a…


El baile de lo misterioso, entre dorado y destellos de recuerdos (Parte II)

Las pinturas que Gustav Klimt pintó para el Aula Magna de la Universidad de Viena, jamás llegaron a ser parte de la Institución. A pesar de eso, el ministerio las tomó bajo su custodia y se negó a que el pintor dispusiera de ellas. Los tres retablos, que representaban a Filosofía, Medicina y Jurisprudencia, pasaron a formar parte de las bóvedas del Imperio Austrohúngaro y a pesar de los intentos de Klimt por recuperarlas, se encontró en la incómoda situación de tener que escribir a diversas instancias burocráticas para incluso, sólo tomar algunos bocetos que le recordaran sus puntos principales…


El baile de lo misterioso, entre dorado y destellos de recuerdos. (Parte I)

“Medicina” de Gustav Klimt

Gustav Klimt amaba a los gatos. Una obsesión que, según sus contemporáneos, tenía cierto “rasgo maníaco”. O esa era la opinión de buena parte de quienes le conocían, que al llegar al estudio en el que pintó varias de sus obras más conocidas, encontraban decenas de felinos recorriendo el lugar de un lugar a otros. Gatos que corrían por encima de muebles, de las mesas repletas de pinturas y objetos de orfebrería, de los grandes bocetos que llenaban las paredes, las obras a medio terminar. …


Crying in H Mart de Michelle Zauner

La inquietud que provoca la idea de la muerte física, siempre ha sido una forma de reflexionar acerca de la finitud de la identidad humana. “A lo mejor todo lo que nos ocurre en la vida no es más que una larga preparación para abandonarla”, medita Max Morden, el narrador desconsolado y lleno de angustia de la novela El mar (2005) de John Banville. …


El hada siniestra y la búsqueda del deseo (Parte III)

Fotografía de Rupert Hill y Phoebe Marshall en la “Lady Chatterley’s Lover”

Poco después del juicio que permitió la publicación íntegra de El Amante de Lady Chatterley de D.H Lawrence en Inglaterra, se publicó los argumentos de la defensa y también, la forma en que había reaccionado el jurado. La mayoría del debate, se basaba en las opiniones de la lectura de Lady Dorothy Byrne, esposa del juez a cargo, y lo escandalizada que se encontraba por el uso del escritor de palabras “grotescas”. Durante el juicio se leyó una y otra vez pasajes que narran situaciones “terribles” según la acusación, ante el rostro desconcertado del público y el jurado. …


El hada siniestra y la búsqueda del deseo (Parte II)

Cuando en 1927, DH Lawrence comenzó a enviar su novela El Amante de Lady Chatterley al inevitable recorrido editorial, recibió una gran cantidad de cartas de rechazo. Tantas, que comenzó a coleccionarlas. Pero hubo una que después recordaría en especial. “Por su propio bien, no publique este libro” insistió un editor italiano, con genuina preocupación por la futura carrera del escritor. “Es probable sea acusado de pornógrafo” añadió. Al escritor el comentario le hizo reír y de hecho, el en apariencia, bien intencionado consejo sólo aumentó la decisión de Lawrence de publicar su historia. “Será un éxito o un escándalo…


El hada siniestra y la búsqueda del deseo (Parte I)

Durante el juicio que se llevó a cabo contra el libro del escritor DH Lawrence El amante de Lady Chatterley en 1960, el juez Sir Laurence Byrne le dio a leer el libro a su esposa, Lady Dorothy Byrne. La intención del magistrado era demostrar que la historia era obscena, además de poco recomendable para los jóvenes ingleses, además de un peligro real para su “moral”. Pero confío en el criterio de su esposa antes que en el suyo. El motivo era bastante simple: el juez estaba convencido que Lawrence había escrito el libro con toda la intención de no…


Open Water de Caleb Azumah Nelson

Con frecuencia, se insiste en que la fotografía no se aprende, sino que se practica, una frase que parece resumir las ideas — y también prejuicios — más habituales que se tienen sobre la disciplina fotográfica. Más allá de eso, la reciente democratización de la imagen fotográfica como parte de la cultura de masas, ha convertido su práctica en un reflejo cultural y social. Una forma de analizar la idea sobre el individuo de cara al colectivo y también, de reflexionar sobre la forma en que la ambición de nuestra época por el reconocimiento y la visibilidad, se hace más…


El péndulo, el escarabajo de Oro y un triste cuervo invisible. (Parte III)

Fotograma del documental Buried Alive del director Eric Stange

Edgar Allan Poe fue el primer escritor moderno en tratar de vivir sólo para y por la escritura. Que lo intentó cuando aún el oficio de escritor era un terreno borroso en medio de la pasión privada y algo más nebuloso, que no terminaba de definirse. Tal vez por ese motivo, su figura más que trágica — se le considera el prototipo del escritor maldito y atormentado — sea más bien poderosa en su simbología. Porque Poe, abrumado por la incertidumbre, sofocado por la necesidad de escribir — a todas horas, de brindar su vida a esa compulsión ciega de…


El péndulo, el escarabajo de Oro y un triste cuervo invisible. (Parte II)

El invierno de 1809 en que nació Edgar Allan Poe, fue el más crudo de la década. Así lo insistió su madre, la actriz Elizabeth “Eliza” Arnold Poe, unos días después del nacimiento de hijo más pequeño, el 9 de enero de un año que al parecer, sería especialmente duro. “El frío es transparente, hermoso y causa dolor” diría en una carta para su futuro hijo. Ya por entonces, Eliza se sabía “marcada” — o así insistiría — por la “desolación”. Repetiría la frase meses después, cuando David Poe, su esposo, la abandonó con tres niños en brazos. “Hay un…

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store